Lo que debes saber...

¿Por qué oponerse a las leyes de

Cabotaje?

  • Impide la libre competencia en un servicio esencial para una isla.

  • Nos imponen utilizar la marina mercante más cara del mundo cuyos costos operacionales son 2.7 veces más caros que una internacional. 

  • El mayor costo operacional y la falta de competencia provocan que transportar contenedores desde EE.UU. sea, en promedio, 2.5 veces más caro que de fuera.

  • El costo para nuestra economía ronda los $1.5 billones y los $1,050 por familia.

  • Las navieras están concentradas en un solo puerto, Jacksonville. Además del riesgo que esto impone, añade un costo adicional porque la mercancía que antes venía por barcos de otros puertos, ahora tiene que transportarse por tierra hasta Jacksonville.

  • Seguridad y Desarrollo económico – aparte del asunto de costos, una Isla necesita el mayor número de conexiones aéreas y marítimas para traer productos y materias primas y para exportar.  La concentración de estas líneas en un solo puerto nos pone en riesgo.

¿Se pierden empleos al derogar las Leyes de Cabotaje?

  • No existe razón para pensar que se perderían empleos, al menos en Puerto Rico.  Nadie pretende que las navieras actuales dejen de servir a la isla, sino que exista competencia.  En caso de que no sean competitivas, las mercancías deben seguir llegando y es posible que se abran nuevos talleres de trabajo.  Mejor aún, si ocurre una reducción en los costos de transportación, los productos que consumen podrían bajar de precio y la materia prima que importan nuestras empresas se abarataría haciéndolas más competitivas.  Es decir, se crearían las condiciones para la creación de empleos en la Isla.

  • No. El argumento principal para derogar o enmendar las leyes de cabotaje es la necesidad de libre competencia en el tráfico marítimo.  Los Estados Unidos son los paladines de la libre competencia y libre mercado siendo el tema de las Leyes de Cabotaje una excepción cuestionada por el WTO y la OECD.  

  • El ex candidato presidencial republicano, John McCain, radicó proyecto en el Senado (SB 3525-2010) pidiendo la derogación. Igualmente el Candidato Republicano a la presidencia en las elecciones de 2016, Ben Carlson indicó estar de acuerdo en enmendarlas y los Congresistas Shummer, Grassley, Duffy, entre otros se han expresado a favor de cambios.

  • Entidades como el CATO Institute, el Heritage Foundation, el Brookings Institute, el US International Trade Commission, la Reserva Federal de NY, el NY Times, Wall Street Journal, entre otros han escrito en contra de la misma.  Economistas de la talla de Anne Krueguer, economista Jefe del Banco Mundial del 1982 al 1986, y la primera directora del Fondo Monetario Internacional de 2001 al 2006 y Joseph Stiglitz, premio Nobel en economía, se han expresado en contra del cabotaje.

  • Las legislaturas de Hawaii, Alaska y Guam se han expresado.  El Partido Republicano en Hawaii se ha expresado a favor de enmiendas.

  • Estados del noreste han solicitado exenciones y quieren abrir el tráfico marítimo para descongestionar las vías terrestres.

  • Los líderes estadistas:

  • El Gobernador se ha expresado en contra, solicitó la exención de 10 días después del huracán María y la exención de 10 años para el gas natural

  • Luis Fortuño, ex Comisionado Residente y ex Gobernador, (reporte 2010 END)

  • Johnny Méndez, presidente de la Cámara de Representantes ,se ha expresado en contra. 

  • Charlie Rodríguez, ex presidente del Senado y precandidato a Comisionado Residente en 2007, (recorte prensa 2007)

  • Pedro Rosselló argumentó en el 2003 que posiblemente la aplicación de las leyes de cabotaje debían evaluarse ante la propuesta del Puerto de Trasbordo .

  • La alcaldesa PNP de Ponce,se ha expresado a favor de eximirnos de las leyes de Cabotaje, recorte prensa marzo 2013)

  • José Aponte, expresidente de la Cámara.

  •  Larry Seilhammer.

  • En 1995 la legislatura de PR controlada por el PNP y dirigida por Zaida “Cucusa” Hernandez y Roberto Rexach, aprobó la Resolución Conjunta de la Cámara 35 pidiendo la exclusión de PR de las leyes de cabotaje. 

  • Y muchos otros...

¿Es correcto que la mayoría de nuestras importaciones ya se hacen de países extranjeros por lo que el cabotaje no es tan determinante?

  • Falso.  La inmensa mayoría de nuestro comercio, tanto importaciones como exportaciones, se hace con los EE.UU. En el caso de las exportaciones la cifra supera el 70% hacia los EE.UU.  En el caso de las importaciones la cifra ronda el 52% desde los EE.UU. Aun así, esta cifra está subestimada porque incluye combustibles y productos químicos que importamos del exterior.  Si se excluye el valor de éstos, casi la totalidad de las importaciones provienen de los EE.UU.

 ¿Cuáles son las alternativas?

  • Derogación total permitiendo libre competencia

  • Derogación parcial para permitir que barcos construidos en otras jurisdicciones puedan entrar, pero manteniendo el resto de los requisitos como es el caso de GUAM.  

  • Exención total o parcial temporera por 5 años como sugiere la Reserva Federal.

  • Exención parcial para permitir que entren barcos construidos fuera de EE.UU. en el tráfico del noreste donde actualmente sólo hay servicio de barcazas.  

  • Regulación y supervisión administrativa.

  • Creación de índice de costo promedio que permita transparencia.

Alegan que no hace falta derogar las leyes de cabotaje porque sus tarifas son más económicas y tienen múltiples otros beneficios para nuestra economía.

Igualmente alegan que hay otros beneficios que cuando se consideran, equiparan o sobrepasan los costos. El problema con estos argumentos es que esos beneficios no tienen por qué desaparecer si se abre a la competencia. Nadie está pidiendo que se vayan las actuales, si no que compitan o incluso que se beneficien de comprar barcos más economicos y darles mantenimiento más economico.

¿Es positiva la inversión en nuevos barcos?

  • Depende.  Ciertamente su construcción benefició a los astilleros de EE.UU. que de otra forma no pueden vender un producto que costaría una quinta parte en el mercado internacional.  Lamentablemente, es a Puerto Rico al que le toca pagar los más de $150 millones en exceso (sobre $600 millones en total) por la construcción de cada uno en EE.UU. versus Corea. 

  • Alegan que un beneficio es la utilización de gas natural como combustible porque son barcos más eficientes pero al no haber competencia no tienen por qué pasar ese ahorro.  Pero sobre todo, ese mismo ahorro en combustible hubiese ocurrido con los barcos construidos en Corea, pero sin el enorme costo de capital.

  • Sobre la construcción de los barcos es importante conocer que aunque estamos pagando el “premium” de construirlos en EE.UU. los mismos son en realidad coreanos ensamblados en los EE.UU.  Según las propias partes de prensa, el diseño y el sistema de propulsión son de la empresa coreana, Daewoo, que fabrica estos barcos para el resto del mundo a una fracción del costo. ¡¡¡Esto es escandaloso y un engaño!!! Somos los únicos en el mundo que pagamos $190 millones por un barco que cuesta $35.   

  • Peor aún, es que las Leyes de Cabotaje no requieren que los astilleros sean propiedad de individuos de los EE.UU, por lo que muchos astilleros que quedan son propiedad en todo o en parte de extranjeros. 

¿Perderíamos el servicio dedicado (ruta exclusiva)?

  • No necesariamente, porque podrían ser las mismas empresas.  Actualmente Tropical Shipping ofrece servicio dedicado a las Islas Vírgenes con barco internacional.  De la misma forma, todas las navieras de cabotaje operan otros barcos de bandera internacional por lo que no existe razón para pensar que no pueden seguir operando sin el costo, que ellos mismos dicen, es 2.7 veces más que operar barcos internacionales.  En todo caso, el tema del servicio dedicado tampoco tendría que ser negativo porque ahora mismo los barcos se van vacíos y los importadores pagan por ambos tramos.  Los barcos podrían venir directo y de ida buscar carga en islas vecinas abaratando sus costos.

¿Las Leyes de cabotaje han protegido los empleos de astilleros y marineros?

  • No.  El declive de los astilleros y de los empleos en barcos está bien documentado y ha sido dramático a pesar de la aprobación de las leyes de cabotaje y otras leyes con propósitos similares.

¿Las leyes de cabotaje prohíben que lleguen barcos internacionales?

  • No.  Pero según datos del estudio del “American Maritime Partnership” de 2018, el 74% de los contenedores que entran a la Isla vienen desde los EEUU y en esas rutas no pueden utilizarse barcos internacionales.